Translate

VENDEDOR QUEDAS VENDIDO de FedericoCarlos Volio


Cosmopoeta FedericoCarlos Volio


VENDEDOR QUEDAS VENDIDO
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
Del poemario ¡ Dios mío !


Vendes la esencia y te quedas sin luz.
Vendes la luz y te quedas en oscuras.
Vendes la substancia y te quedas accidentado.
Vendes el principio y te quedas sin final.
Vendes el color y te quedas sin visión.
Vendes la vida y te quedas sin vivir.
Vendes el destino y te quedas eventual.
Vendes la circunstancia y te quedas sin experimentar.
Vendes el éxito y te quedas fracasado.
Vendes la alegría y te quedas triste.
Vendes la entereza y te quedas miserable.
Vendes la muerte y te quedas sin nacer.
Vendes los sueños y te quedas sin volar.
Vendes el amanecer y te quedas sin el día.
Vendes las estrellas y te quedas sin el Sol.
Vendes la Luna y te quedas sin mareas.
Vendes el agua y te quedas con sed.
Vendes el aire y te quedas sin respirar.
Vendes los vientos y te quedas sin soplar.
Vendes la noche y te quedas sin dormir.
Vendes el día y te quedas sin realizarte.
Vendes el fuego y te quedas sin calor.
Vendes el frío y te quedas quemado.
Vendes la tierra y te quedas sin habitar.
Vendes la paz y te quedas herido.
Vendes la naturaleza y te quedas con las sobras.
Vendes el alimento y te quedas con hambre.
Vendes la solidaridad y te quedas con la codicia.
Vendes la cultura y te quedas sin identidad.
Vendes la educación y te quedas ignorante.
Vendes tu mujer y te quedas sin hijos.
Vendes el espacio y te quedas sin lugar.
Vendes el amor y te quedas odioso.
Vendes las pesadillas y te quedas horrorizado.
Vendes tu boca y te quedas sin besar.
Vendes tus oídos y te quedas sordo.
Vendes tu nariz y te quedas sin olor.
Vendes tus piernas y te quedas sentado.
Vendes tus brazos y te quedas sin abrazar.
Vendes tu corazón y te quedas sin sangre.
Vendes tus ojos y te quedas ciego.
Vendes el tiempo y te quedas muerto.
Vendes la fe y te quedas impotente.
Vendes la razón y te quedas loco.
Vendes tu nombre y te quedas sin apellido.
Vendes tus deseos y te quedas frustrado.
Vendes tu voluntad y te quedas esclavo.
Vendes la justicia y te quedas vengativo.
Vendes la caridad y te quedas egoísta.
Vendes la misericordia y te quedas sin perdón.
Vendes el honor y te quedas degradado.
Vendes tu voz y te quedas mudo.
Vendes tu memoria y te quedas sin historia.
Vendes la palabra y te quedas sin pronunciarla.
Vendes el genio y te quedas sin carácter.
Vendes las cosas y te quedas sin usarlas.
Vendes las abstracciones y te quedas sin concreciones.
Vendes los diseños y te quedas sin formas útiles.
Vendes el clima y te quedas marchito.
Vendes la verdad y te quedas falso.
Vendes la dignidad y te quedas sin principios.
Vendes los valores y te quedas sin valor.
Vendes la Tierra y te quedas sin planeta.
Vendes la Vía Láctea y te quedas sin órbita.
Vendes el infinito y te quedas mortal.
Vendes tu siembra y te quedas sin cosecha.
Vendes tus nubes y te quedas sin la lluvia.
Vendes la lluvia y te quedas sin el arco iris.
Vendes los peces y te quedas sin pescar.
Vendes artificial y te quedas desechable.
Vendes el rayo y te quedas sin energía.
Vendes las flores y te quedas sin florecer.
Vendes la imaginación y te quedas borrado.
Vendes la emoción y te quedas sin motivo.
Vendes la creencia y te quedas sin convicción.
Vendes el ritmo y te quedas sin vibración.
Vendes la vibración y te quedas con la masa.
Vendes las olas y te quedas sin la corriente.
Vendes el misterio y te quedas absurdo.
Vendes la ficción y te quedas sin paralelo.
Vendes lo extraordinario y te quedas sin trepar.
Vendes el tráfico y te quedas sin remar.
Vendes el concepto y te quedas indefinido.
Vendes la prolongación y te quedas a la deriva.
Vendes la coherencia y te quedas disimulado.
Vendes el azar y te quedas sin lógica.
Vendes la casualidad y te quedas sin probabilidad.
Vendes el vacío y te quedas sin densidad.
Vendes la química y te quedas sin reacción.
Vendes la física y te quedas guindando.
Vendes la gravitación y te quedas sin rotar.
Vendes la salud y te quedas enfermo.
Vendes el cansancio y te quedas rendido.
Vendes la hora y te quedas sin minutos.
Vendes los segundos y te quedas sin el instante.
Vendes la eternidad y te quedas sin paciencia.
Vendes la categoría y te quedas sin clasificación.
Vendes la cualidad y te quedas sin el adjetivo.
Vendes la similitud y te quedas sin asimilar.
Vendes la competencia y te quedas sin correr.
Vendes el camino y te quedas sin llegar.
Vendes la dirección y te quedas extraviado.
Vendes la integración y te quedas sin comprender.
Vendes la comprensión y te quedas inconforme.
Vendes la curva y te quedas sin doblar.
Vendes la recta y te quedas sin trazar.

Vendedor quedaste muy vendido,
vende al vendedor y te quedas sin vender.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.