Translate

EL UNIVERSO DEL AMAR AL UNIVERSO DEL AMOR de Federico Carlos Volio



Cosmopoeta Federico Carlos Volio



EL UNIVERSO DEL AMAR
AL UNIVERSO DEL AMOR
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO


Rocas con más tiempo que mi vida
anticiparon este suelo de más viajes
durante miles de años a millones de cambios.
Vienen impulsadas de confines desaparecidos
hasta quedar depositadas en abismos o montañas
coleccionadas en las construcciones de sus regazos.
Compactas y desmoronadas en tierra fértil
para comida y abrigo unen con el duro magnetismo
sus pedazos entre mis caminos de la gravedad.
Nada peor acontecerá en la apariencia del dolor
si conviertes en roca al figurado sentimiento pasajero,
pudiendo volar con esa plegaria en un arcos iris
al horizonte y traspasarlo con el remolino de tu luz.
Cadenas de energía afinan suelos de rocas y elevan
ilusiones de las mentes soñadoras de visión invisible
a pasos nublados del cielo de esas misteriosas emisiones.
Me hablan de un alma confundidos en las apariencias
por el sufriente apego al lado perenne del ego alegre.
Aquí de un cuerpo no somos ni de ninguna parte suya
somos un ser desde el allá que arropa su espíritu original,
a sus afueras a través de la forma corporal terrenal
hasta la última vista de esa vestimenta vaporosa.
Nos vemos, pero con la ilusión de la imperfección
al fugaz paseo de los latidos sobre las rocas huecas.
Nos impulsamos del invisible ser de luz que aterriza
en tiempo exacto para poder recorrer nuestro espacio.
Somos el sujeto liberado al confín de la muerte temporal.
Todo fluye, no te preocupes, porque tu esencia es fluir.
La órbita ves transportado en el ciclo. Nunca terminas
y siempre continúas siendo cielo al cambio permanente.
A energía impensada desde el centro del universo el amor
nos crea; momento que de la baja frecuencia en la Tierra
desvirtuamos por recrearlo aquí solamente del creerlo.
Paradojalmente insubstanciales vistiendo esencia del allá.
Estamos en la pensada apariencia en la que somos sin serlo
y sin estar estamos arrojados experimentales a la emoción,
en el dimensional tiempo. Amor que aquí lejano, aparece
sin cabida por tal imitación del original en potencia.
Siquiera fuera visto ocurrente al resplandor de mi luz
acá colocada inconcebible de energías escondidas
y regida al momento solar por la física y la química.
Con la fulminante visión verdadera de mi ser original
descentraría al sol y saltaría a las líneas magnéticas.
Desvanecería al tiempo fijador de un mundo aparente.
Moriría y nacería multidimensional para mi ser eterno.
Pondría en función vibratoria del cambio cósmico
mi consciencia surcada al vuelo final de la causalidad.
Me liberaría y volvería a ser y luego a no ser
contaría el tiempo y luego indivisible simultáneo
traspasaría los umbrales y volvería a los portales.
Descubriría que a donde quisiera vivir estaría
en otro rumbo de súper consciencia, lejos del aquí.
Vengo al universo y estoy en y con ÉL del amar,
y sin saberlo, con el amor de ÉL, sin haberlo visto.
Moléculas de amor de DIOS en hilos de amor tejen
órbitas atraídas por su fuerza inmanente del universo.
Esferas de amor vuelan a grados de consciencias
conectadas por la invisible armonía del cosmos.
Me llaman, me llama, la vibración de ÉL (Dios)
un ejército, un coro, vanguardia de ángeles
y me elevan más y más en el absoluto ser del amor.
He viajado y continuaré mi viaje, he de volver.
No nos pospongamos nuestro viaje de transformación
y evitemos esas miradas en blanco y negro, siquiera
veamos los colores desafiantes que además nos rodean
esas superpuestas energías, simetrías, y cosas invisibles.
Que con las estrellas nos interpelan a elevar vibración
y a una mayor consciencia del viaje nos interpenetran.
Entre las olas del amar, con y por el infinito eterno
en el agujero celestial del inconmensurable universo.
Me transporta el silencio de los destellos radiales,
abren las puertas de las consciencias de mi corazón
y danzo con fuegos de sonrisas y estrellas dulces
hasta desaparecer cantando a grandeza amorosa.
Emerjo en la más alta claridad, donde me aman
sin ninguna sombra, en la mayor verdad perfecta.
La felicidad no se da, no se obtiene ni se imita.
Despiértala al sueño realizado con simplicidad.
Ignora al ego, deshazte del apego; líbérate de ese yo.
Mira a las aves despegar desde la cima de los árboles
con las hojas a las nubes de las lluvias cósmicas.
Que llueva de rayos temperados al helado asolado.
La felicidad va contigo, está en lo ultra de tu ser.
Tu creatura inferior vuelve a ti crecida de la dicha.
El timbre de mi campana suena a mis vueltas
azules en campanadas al centro del universo
al mover en el amar al universo del amor en mí.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.