Translate

MI NAVE INFINITA de FedericoCarlos Volio



Cosmopoeta Federico Carlos Volio



MI NAVE INFINITA
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
@FedericoVolio


El infinito vive conmigo en cualquier tiempo
disparado por los atajos del espacio recorrido.
Soy una esfera que cambia de cuerpos luces
a la velocidad ideada de los tiempos vivos.
Estoy en la dimensión que cambio de sintonía
cual sea la vibración con la que voy a caminar.
El universo me hunde en sus océanos de vida
y despego a través de cielos solares múltiples.
Mi nave invisible verás imposible y tal vez
fugaz iré en una centellante estrella celeste.
Como aparezco a donde quiera desaparecer
porque soy el autor inaudible de esta ilusión.
No hablaré con la animación inconsciente,
y resonante al ciego entendimiento empujo.
No creeré tanto la suposición convencida
desplegadas mis alas sobre el nivel del sol.
Cristales en mis lagrimas de las estrellas
destellan potentes suspiros retornantes.
Estampida de vientos, tronaduras de rayos
tierras remecidas rompo al horizonte azul.
Desapegado de los deseos experimentales
en gravitación de los sentidos inolvidables.
Sin-memoria del nuevo ser inimaginable.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.

LA VIDA BRILLANTE de Federico Carlos Volio



Cosmopoeta Federico Carlos Volio


LA VIDA BRILLANTE
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
@FedericoVolio


Al mirar hacia donde viene y va la vida.
Estaba en la oscuridad y no me veía
imaginé un brillo para verme un algo
y en lo oscuro vislumbraba la imagen.
Entonces con el brillo en lo oscuro vi
el tiempo de escalas a sombras de luz.
Con los ojos por donde van desde mis universos
a escalas pulsadas entre vibraciones de luz.
Y la puerta se abrió al final a lo alto de brillantez,
lo oscuro desapareció al estado de vida.
Cesó el distingo entre lo inferior y superior,
en los reflejos de luz para ver lo uno u otro.
Los destellos de lo preciado inundaron todo.
La imagen vislumbraba difusa en la claridad.
La existencia de lo imaginado se terminaba.
La imaginación tomaba la vida inimaginable.
Lo imaginado de la intención ya estaba ocasionado.
Las móleculas vinculadas a los grados vitales de densidad
sentía con emoción y sensación en mi habitación del cosmos.
Pensaba en la superficie y divertía en el espejo del universo.
Y miraba al cielo, el viaje del alumbramiento de consciencia.
Una estrella de humanidad exploraba la experiencia.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.

MUJER BLANCA AZUL. MULATA COLORINA. OJOS AGUAMARINA de Federico Carlos Volio



Cosmopoeta Federico Carlos Volio



MUJER BLANCA AZUL
MULATA COLORINA
OJOS AGUAMARINA
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
Del poemario Celeste DULCEtIERNA Celeste


Sólo una vez verte a lo lejos bastó para desearte
y quererte y amarte. Si lo quieres, si no vienes,
no lo adivino. Cuánto sabes. Cómo sientes.
Dónde estás. Lo quisiera saber al mirarte sin embargo
la sonrisa con la pena de no verte se me va yendo.
Y la serenata para ti anhelada, no aguarda al delirio
que con tu ritmo la bella entonada se le va timbrada.
Con la desesperada vista se le va detrás de la pista.
Ante los ojos con la ardiente miel, se lleva la dulzura.
Sólo una vez verte para quererte bastó para amarte,
a lo lejos en una estela regada al vaho de mi ilusión.
Así, en tus desiertos me quemas y náufrago, desolado
estoy en tus rebeldes mares embarcándome al destino.
Cuando levantas en la luz del invierno al mediodía
y recuestas a la medianoche con la luz del verano.
Aquí mismo estoy, a la redonda en el otro lado voy
al polo invertido y derretido con la tormenta solar.
Isla en isla, al revés del polo caído, entre sequías
a gigantescas olas del calor. Corriendo a la cúpula
un descalabro geográfico, por mísiles enamorantes
desparramados de la atracción. A presentirte donde
no te veo, en estallidos a donde ni siquiera muevo
y riendo a tu oído, mi lamento tronador. En tanto,
hoy menos conservo ni más obtengo, que es del vivir
sin la ególatra de tus labios, al desearte más allá siempre.
Es un cuento mágico, con un dejo de sabor a chocolate
después de moder al momentáneo aroma de fuerte café.
Aquí, quisiera presenciarte pero sé que estás muy feliz.
He de volver en original ruego al cielo, del por-venir que
hacia el paraíso no te llevo con el desconsolado querer.
Desde el alto espacio, es azul el planeta, la mar, el cielo
y sin embargo, los azules imaginados son los más hermosos.
Aviniéndonos al corazón con la mirada en el añorado celestial.
Se ven la caridad y la paz y van en la armonía de la humanidad.
Es verde la selva, los lagos y ríos y los precisos tallos
sin embargo, los verdes más preciosos de esperanzas
riegan a los bordes verdes con ventoleras perfumadas.
Es blanca la nieve, las nubes sin lluvias, la luz del altar
sin embargo, los blancos más puros se convierten en arco iris.
En el corazón de la lluvia y a la cima, no te veo en la Luna,
ni siquiera gira tu destellante sonrisa en los apuros del Sol.
Con la palabra transformadora siento tu piel de marfil,
entre lineales planicies colorinas y entre grandes azules.
Llegan tus puntiagudos zapatos y despuntan mis pasiones.
Apuntan con tu cuerpo mis goces en nuestra posesión.
Mis sentidos agudos, pisan alfileres y pican instintos.
Pincho a la satisfacción cuando escalo a las curvaturas
y aunque surques mares, desiertos y cielos te alcanzo.
Aquí mismo, se allegan los círculos naranjas del cosmos vital
en diminutos relámpagos para mis minúsculos brillos del sol.
Y sin embargo, me rocías con tu gas azul, verde y a llamaradas rojas
fucsias tus cabellos ultra encendidos con tu diadema de las estrellas.
Vienes en danza autóctona, hija de la Tierra con sombrero de Luna.
La más hermosa, la más preciosa, la más pura. Me lanzas al infinito.
Nadamos con tus trenzas de fuegos, en un acuario de a dos, en dos,
en ti. La escandinava azul polar, la hinduista mística, la oriental
de porcelana, la eslovaca del pañuelo de vientos rojos, la esbelta
afroamericana, la espléndida trigueña mediterránea,
la norteamericana rubia espacialla australiana bella del aborigen,
la sudafricana diamante, la mulata colorada de húmeda ternura
la indo-americana del candor-cantor. Para verte y amarte
de una vez. Sin olvidarte, aquí mismo otra vez.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.

ERES ORO SIN EL ORO de FedericoCarlos Volio



Cosmopoeta FedericoCarlos Volio



ERES ORO SIN EL ORO
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
@FedericoVolio


Haz retado a los designios divinos, su ira se deja caer,

trizará tus huesos y te licuará en el negro infierno. Atrapándote
pues con su trampa y después, despojándote de trascendencia.
Días pasan, rápida ulterior modificación del tiempo al termino.
Una mirada de sonrisa gestual de la palabra de niñez olvidada
corre entre las motivaciones que pasan del ineludible efecto.
Apacible, dejas caer caliente sol en tu rostro de sombra
e impávido sueltas las lluvias que mojan las mentalidades.
El tiempo de tus arrugas no recoge el oro de tu custodia.
Aguas y aires no dan consciencia al imperturbable entierro.
Mineral duro al extraído rudo de tus manos para sustentar
descubierto en la amplitud de la exploración de tu codicia.
Inesperado, y predecible al fin, eres vida mutable al sino del adagio.
Enjaulado cuerpo de experiencia breve en la libre eternidad
y remueves esa roca a darte el gallardo virtuoso inamovible.
Sobrepones ciclo, alrededor aventurado del corazón crecido.
Ves al oro visible sin ningún valor mirado desde lo invisible.
A veces la nada es lo incomprensible por tal contrariedad,
ocasiones habitadas en ilusiones extinguidas a cada edad,
cruda dependencia e influencia de aquella otredad egoísta.
Ven, sal a llorar al balcón de tu oblicua mirada.
Pareciera tan inclinado acantilado e intrincado.
En los aires no se escuchan las voces terrenas.
No puedes darte para ti mismo el valor de cosas
intercambiadas sin el consciente sujeto inherente.
La asignación temporal por sí no puede transmutarse
las circunstancias inanimadas del contorno espacial.
El oro te torna inconsciente porque consume tu consciencia.
Deslumbras involutivo fijado a la apariencia de necesidad,
aún puedes desarraigarte la propiedad al mero intercambio.
Anclas en la faz de la tierra con el fuego de la inconsistencia.
Tocas con tu adoración cosas fatuas velando mortalidad.
Pero posees con pasión el temperamento vital del aliento
y así, en renunciante ambición del apego, desapropias al ego.
En la Tierra, la vida arrebata techo y piso y resta del suspiro.
Desvistes en el oro su apariencia porque no te arropas por completo
cuando miras a las estrellas que te lanzan tu signo indestructible.
Cuando al falso oro del destino, entonces despojarás con el fulgor
en esencia trazada retornante al vuelo innato del propio puro oro.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.

LA PRINCESA AZUL DE MI CORAZÓN ROJO de Federico Carlos Volio



Cosmopoeta Federico Carlos Volio



LA PRINCESA AZUL DE MI CORAZÓN ROJO
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
@FedericoVolio
Del poemario 
La Extraterrestre De Mi Amar


Como si fueras niebla que sobrevino sobre el camino, 
al huir callada. Que con tu boca mis oídos querían
escucharte, y entonces besarte al sol.
Para la próxima vez, con tu sorpresa te quedas
al lado de mi respiración. Y te levantas azul la mirada
para que veas la ilusión de mi admiración.
Mírame con tu cielo de tormenta, tu desierto de oasis,
tu fulgor cósmico. Mírame penetrante para traspasar
mi dolor con el alivio de tu caricia. Que tu boca
transforme tu penumbra en un dulce beso de tu palabra.
Una palabra que, por tu bien, suscitará vida a la muda
ilusión que suspiras. El desesperado soplo
de tu corazón provoca un torbellino en mi cabeza.
Y hasta pensaré que te precipitas imaginativa
como si fueras mi propia estrella real.
Ya no mirarás al suelo, aparecerás elevada
para ver mis ojos al vuelo. Y en subida iré rojo
detrás de ti a alcanzar tus anhelos con los míos.
El tiempo no ha pasado. Hemos sido eternos
a vivirnos al ahora. Tú me llamarás desde el futuro
de mi pasado, tu presente y vivirás.
No puedes contarte una desdicha cuando soy
la creación de tu ilusión. Conjugados con mi fantasía
tu trueno he provocado conjurados al hado.
Cuál tiempo se irá si transcurres conmigo
al acto de nuestra eternidad. Llámame
incesante desde tu amar que distraído
del mundo estoy extraviado. Devuélveme
mi memoria trastocada en la atmósfera
de las vanidades. Que una sola mirada tuya,
de tu voz acompañante me despertará azul.
Ya no creeré ni pensaré, no supondré ni concluiré
como muy rojo te amo. No esperes a que pueda
invocarte, que caería la noche con mi desolación.
Mira mi desconcierto y aguárdame para tocar
el largo piano de tu soledad. Tómame de la mirada
sonriente al encanto del suspiro melancólico.
Tan feliz que yo también te tomaré fuerte
con tus deseos, nuestros sueños halagados.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.

MUJER ELÍPTICA de Federico Carlos Volio



Cosmopoeta FedericoCarlos Volio
Cosmopoeta Federico Carlos Volio



MUJER ELÍPTICA
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
@FedericoVolio
Del poemario 
La Extraterrestre De Mi Amar


Todo da vueltas alrededor de tu admiración.
Átomos me dan vuelta el corazón para verte.
Mujer elíptica con tus labios que merodean
curiosos y rondan celosos porque quieren dar,
besos que no quieren irse. Mujer elíptica
con tus cabellos ondulados de ochos y bailan.
A sujetar ondas vehementes al infinito conmigo.
Mujer elíptica para vernos al mismo tiempo cincos.
Nuestras trayectorias espirales que nos cruzan.
Órbitas con que algún día azules traspasaremos prendidos
y estallaremos del impacto. Mujer desnuda de sueños.
Permite que ya no coincidamos en el pensar lejano.
Así preferiría que no fueras un cero en mi vida.
Suéltame de mi fantasía. Nos sitúa para acá y allá.
Mujer elíptica nuestra posibilidad de las diez veces.
Cerca nos miramos, luego lejos y desaparecemos
en el enfrentamiento de las extremadas trayectorias.
No sé donde buscarte pero me detendrás donde me halles
anticipada para apropiarte de mi corazón en cuanto te vea.
Quiero ser tu hombre elíptico y así estar en ti siempre.
Al destello del aterrizaje, abordo de tu esfera del amar.
Expandimos y estrechamos, rebotamos viéndonos sonreír
y retornamos de la mano. Quedémonos sino en uno solo.
Sea, tu ser con mi ser y el recorrido mismo seamos.
Contigo del eterno arribo inseparables al vuelo.
Reventemos de sietes a las distancias y a los intervalos,
estémonos al suspiro amándonos los dos. Mujer
elíptica quiero fundirme en ti y ser tu hombre
orbitador. Voy a descender como una estrella
que te cautive la mirada hacia lo alto, donde te invitaré
a volar desde mi cielo. Cayendo sobre ti mi energía
vibrante y espacial del amar(me) pura y absoluta.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.

NO VOTAR EN ELECCIONES MUNICIPALES DE CHILE OCTUBRE 2016





Cosmopoeta FedericoCarlos Volio



COMO UNA MAREA CÓSMICA DEL UNIVERSO
MI POESÍA INVITA A NO VOTAR
EN ELECCIONES MUNICIPALES DE CHILE.
NO SEAS CÓMPLICE DE UN JUEGO ARREGLADO.


EL VOTO ES LEGALMENTE VOLUNTARIO.
TE ASISTE EL DERECHO DE NO VOTAR.


PODRÁS SEGUIR OPINANDO Y RECLAMANDO
POR EL CORRUPTO SISTEMA CHILENO
SIN HACERTE CÓMPLICE.


QUEREMOS VERDADERA DEMOCRACIA
PARA UN CHILE LIBRE.


LA JUSTICIA NI LA LEY FUNCIONAN
CON IMPUNIDAD POR SUPUESTOS VACÍOS
LEGALES DE INEPTOS CORRUPTOS.

SIGAN OBSTRUYENDO MI POESÍA
CON RECURSOS ESTATALES.

DEBE GANAR EL VOTO DE NO VOTAR
NO ELIJAMOS ENTRE CORRUPTOS.

NO APOYO A NADIE. ME DA LO MISMO !!!
ME DAN LO MISMO !!! 
SON SIEMBRA DE ARBITRARIEDADES,
INEPTITUD Y VILEZA.

ABSTENCIÓN ES UN CASTIGO DEL PUEBLO




EL VIAJE DE MI AMAR de Federico Carlos Volio


Cosmopoeta Federico Carlos Volio


EL VIAJE DE MI AMAR
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
@FedericoVolio
Del poemario 
La Extraterrestre De Mi Amar


Quiero volar en tus sueños de noches y gravitar
a tu corazón, para estrellarme con tu obscuridad
y ser tu luz al pestañear. Al universo de la forma
querida a deseos en el tiempo finito de tu gratitud.
Absuelta aquella mirada condenada del amarme.
Poseyéndote tanto iluminar al vistazo del infinito
solicita asoleada en ilusión del verbo madrugador.
Muy esférica enlazada melódica de medianoche
al extremo en el mediodía del estilo dimensional.
Al vuelo en tu pasadizo al fin del otro comienzo
entonada omnipresente con la receptiva letra.
Sobrevolando diminutos y recónditos recuerdos.
Invisible pasando al tiempo entre las distancias
con vida amante en el otro lado del crepúsculo.
Eternidad en la temporalidad que va conmigo
definitivamente del azar en la variedad de lo fugaz.
Abiertos ojos de horizontes interdimensionales.
Busco al infinito, lo invoco en la mente del universo
y más allá pasa a esconderse de mi viaje espacial  
en la puesta del sol de mis ojos: Los movimientos
se congelan y con su calor del aire destellan vida.
Impávido al sustrato natural voy en su hermosura radiante.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.