Translate

AZUL MUJER BLANCA. COLORINA MULATA. OJOS AGUAMARINA de Federico Carlos Volio



Cosmopoeta Federico Carlos Volio



AZUL MUJER BLANCA
COLORINA MULATA
OJOS AGUAMARINA
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
Del poemario Celeste DULCEtIERNA Celeste


Solo una vez verte a lo lejos bastó para desearte.
Si lo quieres, si no vienes, no lo sé y no lo adivino.
Cuánto lo sabes, cómo sientes y por dónde estás.
Quisiera me lo dijieras con tu sonrisa en mis ojos
sin embargo te veo yendo con tu mirada de pena.
La anhelada bella entonada no aguarda al delirio
y te le vas timbrada con la serenata de nostalgia.
A la pista de mi vista llevas la ardiente miel
en tus ojos dulces que me ven a donde vayas.
Porque probablemente podré verte suceder.
Desorbitó tu estrella regada al vaho de mi ilusión.
Venía cayendo relumbrante con el olor de tu sueño.
Yo soy el rebelde mar con que el destino te conquistaba
mientras me quemabas en el desierto de tu desolación.
Cuando levantabas en la luz del invierno al mediodía
yo recostaba a la medianoche con la luz del verano.
Aquí mismo estoy, a la redonda, en el otro lado voy
al polo invertido y derretidos con la tormenta solar.
Isla en isla, al revés del polo caído y entre sequías
a gigantescas olas del calor. A la cúpula disparados
al descalabro geográfico por los enamorantes mísiles
entre nuestra atracción desparramados. Voy a presentirte
a donde ni siquiera me muevo por verte en tus estallidos.
Mi lamento tronador ríe sobre tu oído. En tanto del hoy
menos conservo y más allá tampoco en el mañana.
He deseado a la ególatra de tus labios vivos,
en morderles un momentáneo dejo chocolatado
al aroma de un fuerte café del cuento mágico. 
Aquí presenciarte quisiera pero sé que estás muy feliz.
He de volver al cielo, hacia el paraíso en original ruego
que al desconsolado por-venir no puedo llevar un querer.
Desde aquel alto espacio, azul es el planeta, la mar, el cielo
sin embargo, los imaginados azules son los más hermosos.
Aviniéndonos en miradas del corazón al añorado celestial.
Vemos como van la caridad y paz a grados armónicos
a abrir una dimensión de líneas ascendentes en sincronía
con los vientos de la pura naturaleza sobre la humanidad.
Son verdes las selvas, lagos, ríos y precisos tallos
más preciosos cuando riegan a los bordes biológicos
con perfumadas ventoleras esperanzadoras del verde.
Es blanca la nieve, la nube sin-lluvias, la luz del altar
y esos más puros blancos, que en arco iris se convierten.
Vas con el sello de tu piel de marfil con palabra mutante
y tus lineales planicies colorinas se abren a grandes azules.
Llegan tus puntiagudos zapatos y despuntan pasiones.
Apuntan con tu cuerpo mis goces de nuestra posesión.
Pisan alfileres y pican instintos con mis sentidos agudos.
Pincho de satisfacción al escalar por tus graves curvaturas
y aunque surques mares, desiertos; a los cielos te alcanzo.
Destellante sonriente siquiera te giro en los apuros del Sol.
No te veo en la Luna, en la cima del corazón de la lluvia.
Sin embargo, rocías olas azules de los mares y verdes
cristalinos de los bosques, mis fuerzas mayúsculas al oro.
Irradiado por tus cabellos ultra encendidos estoy terrícola
entre llamaradas fucsias de tu diadema de las estrellas.
Gigantes relámpagos enfrentan brillos del diminuto sol.
Justo aquí allegan círculos violetas del cosmos vital.
En danza autóctona, vienes y me lanzas al infinito
hija de la tierra roja con tu sombrero de la Luna.
La más hermosa, la más preciosa, la más pura.
La escandinava azul polar, la hinduista mística,
la oriental de porcelana, la checa de los vientos rojos.
La australiana bella del aborigen, la sudafricana diamante.
La esbelta afroamericana, la norteamericana rubia espacial.
La mulata colorada de frescura. La tierna trigueña del sol
muy mediterránea la indo-americana del candor-cantor.
Nadamos con tus trenzas de fuegos, en un acuario
de a dos, en dos, en ti y los dos celestes en nosotros.
Desde ese entonces por amarte de inolvidable imaginación
te veo aquí mismo otra vez y una vez más azul mujer.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.