Translate

TE DEBO MI CORAZÓN de Federico Carlos Volio




TE DEBO MI CORAZÓN
Creación del autor intelectual:
FEDERICO VOLIO TOLEDO
Del poemario 
La Extraterrestre De Mi Amar


Es tan simple dispararte a las estrellas y liberarte
geniales proporciones paralelas de hermosura.
No cuelgues de la atmósfera ojos de lunas azules.
Tu creación amorosa no me da ninguna palabra de ti.
Te suplica mi imaginación de belleza figurada a vivirte.
Detén comprensiva para que no deba adivinarte.
Ojos de sorpresas galácticas de tu amar excelso
busco en tu cara y quedas descontrolada. Dando
de vueltas como una cometa que no seguiré.
Preciosa, tanto, al verte dispuesta no correré
si vienes por la vereda del frente para irte.
No perderé la oportunidad de que vuelvas
con tu adivinanza favorita a acariciarme.
Tú, en aparición como estrella fugaz
no desciendes a estrellarte en mi cara.
Impaciente e intensa presencia sorprendente
mirando alrededor desde tu sufriente capricho.
Porque eres incapaz de encararme con tus ganas
afuera quedas conmigo, a mi eterna conexión.
En mis últimos instantes de invivible soledad
te estoy dando la oportunidad de arrancar.
No juzgues la forma en que mi amar venga.
Bésame del modo más leal a como en mí llegaste
encendidos con tu clara mirada de propulsión.
Toca a la puerta de mi dichosa corazonada
y no la cierres empujada por tu temor irracional.
Pende de mi sonrisa invocada de nostalgia
al universo más tuyo y menos mío cada día.
Semejante a la vez que no fue. Ahí al frente estás,
ahora al oído te diré tu omisión, siendo de silencio.
En lugar de colocarte a lo lejos inalcanzable
nos amaremos acá para besarte sin omitirnos.
Cuando quieras encontrar a la ilusión que te guía
mira hacia mis labios detenidos para saborearla.
Desnudo beso de verdad demoras con tanto disimulo.
Cayó de tu amar el rayo anunciante de tu venida
abrazados de tu corazón para retornar al cielo.
A qué viniste incapaz de imponerte a la distancia.
Allá para ser alcanzada y no aquí para abrazarte.
Ayer tus ojos eran de lunas con tu noche,
hoy son de soles con tu día, aunque escondidos,
son ojos de fuego bajo tus nubes de disfraces.
Ojos rebeldes que no ven su propia belleza.
Al fin con tus piernas tan tonificadas de dulzura
sonríes a la vuelta de la esquina del comienzo.
Despegas del suelo y vives en realizados sueños.
Murmurante mujer astronauta, perdiendo el miedo
a la gravedad de tu timidez. Cuéntame ¿Cuál es el juego?
A presentarte de imprevisto cuando menos te imagino
y por lo tanto distraído, te dejo pasar de incógnita.
Tal afán del mero despliegue de vanidades con tus ansias.
Nuestro amar es una conexión química de onda vibratoria.
No es un juego. Yo esperaba que te hubieras presentado
a quien eres, naturalmente llamándome con mi nombre.
Hubiera sido tu máxima feliz demostración de amor.
Y te armas hacia mi corazón de estrategias de simpatías
porque como un temporal de seducción te desenvuelves.
Con el invariable atractivo de aquel amar con empatías.
Novia de las estrellas con los lazos dorados del sol.
Llevas en mí y contigo misma el definitivo compromiso.
Sabiendo que te espero entre las cortinas no puedes seguir
escondida con tanta desconfianza de tu ego interrogador.
Aparece ya directamente o desaparece con tus indirectas.
Mientras más te ames a ti misma más hermosa te miro,
al descubrir que soy tuyo, cuando me quieras con mi amor.


ADVERTENCIA DE AUTORIZACIÓN
EN GESTIÓN DE DERECHOS INTELECTUALES:
Únicamente se autoriza la reproducción parcial
lo suficientemente necesaria para una referencia literaria.
Sujeta a retribución si fuere el caso, de los
poemas, versos, pensamientos, artículos y fotos
haciendo expresa mención del autor intelectual
creador © Federico Carlos Volio
y citando el título del poema y este blog como fuente.